Josep Huguet

Divendres, 1.12.2017 22:08h

Josep Huguet

DRAGHI KHAN 2

DRAGHI KHAN 2 (traducido del original en catalán publicado hace pocos días)
 
La judicialización represiva y la actuación policial como sustitutorias de la política en el conflicto entre democracia y autoritarismo en España no evitan que las corrientes económicas de fondo vayan haciendo su curso.
Las advertencias son reiteradas y diversas: la prolongación inevitable del conflicto España- Cataluña tendrá repercusiones económicas que el oficialismo del Banco de España ya ha llegado a cuantificar en disminución del crecimiento del PIB entre 2018-19 y que otros no atreven a cuantificar por miedo a que se disparen las alarmas más allá de España.
Si algo positivo tuvo la intervención de los hombres de negro en la economía española fue dejar instalado un organismo que parece independiente – sí, independiente en España- que es el AIReF. Este organismo ha dibujado un alto riesgo de sostenibilidad financiera en la península por Comunidades Autónomas en Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Extremadura, Aragón y Baleares. Las 2/3 partes del territorio español. Cataluña aparte, que no se atreve a valorar. En el último informe de AIReF (finales de octubre) Cataluña aparece como un problema económico para España.
Como según el artículo 135 de la Constitución las administraciones deben cumplir la estabilidad financiera Draghi está comprobando que el Estado no sólo está incumpliendo reiteradamente con las instrucciones estabilizadoras, sino que por razones políticas pone en marcha un conflicto suicida con la región tractor de España.
El Banco Central europeo y su presidente Mario Draghi ven a España inmersa en una montaña rusa un Dragón Kkan donde el descenso acelerado provocado por al riesgo general económico llamado "shock común, se añade otro riesgo, absolutamente evitable en cualquier otro país europeo, que es el "shock idiosincrásico" para Cataluña. Según la AIReF Cataluña provoca un efecto de avalancha sobre la economía española. En la mejor de las expectativas y sólo detrayendo el descenso estrictamente catalán en crecimiento o empleo de forma proporcional a su peso, España perdería una quinta parte de estos porcentajes en España.
El AIReF es también muy prudente en cuanto a la bajada del PIB español, pero inmediatamente se cura en salud y apunta que "hay riesgos adicionales a la baja asociados al escenario de incertidumbre política e institucional de Cataluña". Hasta De Guindos tuvo que reconocer en Bruselas un impacto de 5 décimas menos. El ensañamiento sobre Cataluña tiene efectos boomerang por el grado de integración económica. Así la alta prima de interés que paga la Generalitat superior a la de otras autonomías peor situadas financieramente acaba repercutiendo por efecto desbordamiento sobre el resto de la economía española avisa AIReF.
Y otra advertencia. La continuación del conflicto más allá del 2017 significaría un choque inasumible con crecimiento hasta 10 puntos de los incumplimientos de España en la estabilidad.
 
Un Estado sin presupuestos y que no los volverá a tener en esta legislatura, entra en una dimensión desconocida que sólo puede llevar a elecciones anticipadas. Una renovación más derechizada de la mayoría política española y por tanto el enquistamiento en el infinito del tema catalán.
 
Las prisas de Rajoy para convocar elecciones en Cataluña son para intentar domar la fiera, dar sensación de regreso a la normalidad y evitar llegar al 2018 encaramados en el Draghi Khan. Y el Banco Europeo no está contento de que la arrastren a las montañas rusas, máxime cuando está desde hace años tapando agujeros españoles, comprando deuda y conteniendo la prima de riesgo. Asistiendo artificialmente, para esconder la solvencia de España para afrontar los vencimientos de crédito que tiene a la vista.
Ya hemos visto recientemente como la deuda española se ha encarecido sustancialmente. Y la prima de riesgo -el diferencial respecto a los bonos alemanes- ha incrementado ocho puntos, hasta 116 puntos básicos. El interés de los bonos españoles ha subido hasta el 1,485%. El Ibex 35 continúa grogui. Y la Bolsa de Madrid ha sufrido jornadas consecutivas de pérdidas por la evolución de la crisis política en Cataluña.
También la Comisión Europea ha afirmado que las reacciones del mercado a los "acontecimientos recientes en Cataluña" han sido "contenidos", pero añadiendo que existe el riesgo de que "futuros acontecimientos puedan tener un impacto sobre el crecimiento", cuya dimensión " no puede ser anticipado en este momento "
En un informe publicado por el Banco de España se pronostica que el conflicto con Cataluña puede provocar una reducción del 60% de las previsiones de crecimiento en los próximos dos años. Y riesgos reales de recesión, dice en Cataluña porque no se atreve a decir también en España. O más en España.
 
O sea que más allá de las elecciones del 21D, preparémonos para no dejar descansar el Banco Central Europeo. Y que Mario se harte de ser arrastrado por España en el Draghi Khan Llegeix l'entrada al blog